Cómo festejar el día de la tierra

Les propongo que festejen el día de la tierra demostrando su amor por la tierra. Nada controversial…  Digo en sentido literal. ¿Cómo está tu amor por la tierra?

IMG_0303

El día de la tierra

antique-antique-globe-antique-shop-414916

El Día de la Tierra se festeja el 22 de abril desde 1970, por iniciativa de un senador norteamericano llamado Gaylord Nelson, que promovió el festejo para crear conciencia sobre los problemas ambientales del momento (que eran bastante más leves de los que hoy vivimos). Pueden conocer más sobre la historia del día en wikipedia.

Desde luego que TODOS los días tienen que ser Días de la Tierra para que empecemos a revertir algunos de los daños que hemos hecho en los últimos siglos, pero con intensidad exponencial en los últimos cien.

Literalmente: amor a la tierra

La lógica del día nos indica que debemos demostrar nuestro amor por la tierra en el sentido de planeta, pero es tan grande que se vuelve un poco abstracto para la mente humana. Lo podemos expresar mejor amando la tierra mucho más tangible que está a nuestro alcance.

El contacto con la tierra, los grumos, el lodo, el polvo seco, está demostrado que nos da felicidad. Se ha visto que algunas bacterias de la tierra mejoran nuestro ánimo y (en ratones) aumentan la capacidad de responder al estrés, y contribuyen al desarrollo de un sistema inmune mucho más robusto. Es muy probable que nuestra obsesión con la limpieza vs. suciedad esté contribuyendo al aumento en las alergias porque esas bacterias y hongos con los que evolucionamos están tan alejados de la mayor parte de la población que ya no se desarrolla de la misma manera nuestro sistema inmune.

Todo esto lo podemos revertir en nuestros hijos, dándoles permiso de revolcarse en la tierra, jugar en la tierra, cavar hoyos, construir casitas para las babosas y esculturas con las agujas de los pinos (que dígase de paso les permite desarrollar su imaginación) explorar las texturas de la tierra seca, la tierra regada, la tierra después de un aguacero y en todas sus variantes intermedias.

IMG_3310.jpg

Además ese contacto directo con la tierra los hace conocedores táctiles de nuestro entorno. Dirán, quizá, algunos que hay cosas que no necesitan saber, pero yo siento que es fundamental para podernos mover con conocimiento de nuestro medio. Son aprendizajes instintivos que los niños logran con la exploración. Les dejamos probar las texturas de telas, muebles, platos, cubiertos, la comida (¿si les dejan, verdad?). ¿Por qué no también los árboles, el pasto, la tierra, los frutos caídos, incluso los podridos, y el lodo, seco y mojado? Simplemente vigilando que no se metan cosas nocivas a la boca. Son descubrimientos sensoriales que los niños deben experimentar.

Screen Shot 2018-04-19 at 11.29.08 AM
Foto de Facemama

Déjenlos jugar y embarrarse. Luego un buen baño, es otra experiencia sensorial maravillosa.

En la Ciudad de México hay muchos parques en los que los niños pueden darse un muy  buen baño de tierra y naturaleza.

Este artículo se inspira en el libro de Jennifer Ward titulado “I love dirt”

IMG_7937

Un artículo interesante sobre nuestra larga co-evolución con el microbioma de la tierra y el ecosistema que es cada individuo (en inglés).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: