Cómo instalé un escu-seco en mi casa

Yo vivo en la Delegación Benito Juárez.

Y acabo de poner un escu-seco en mi departamento, aquí en esta zona de la ciudad, completamente urbanizada.

¡Es algo al alcance de cualquiera!

Paso 1

Llamar al plomero para que retire la taza “normal” que teníamos y clausure la entrada de agua. Nosotros optamos por poner una llave, pero puede simplemente taparse y clausurarse de manera permanente la entrada de agua, según las necesidades potenciales futuras. (Perdón, no tomé foto.)

Paso 2

Tapar con cemento la salida del drenaje, no vaya a encontrar acceso por ahí algún bichito.

drenaje tapado

Quizá se note la figura marcada de donde estaba el escusado convencional. Yo le tallé un poco con vinagre y bicarbonato, pero casi todo quedará debajo del escu-seco y no molestará a la vista.

Paso 3

Poner la base de escu-seco en el lugar donde siempre había estado la taza con su cubeta adentro.

IMG_9494

Este lo compre en Es Fácil Ser Verde. Venden varios modelos con y sin separación y de cubeta o de cámara.

Paso 3b (opcional)

Yo tenía unas maderas para re-usar y me gustaba mucho la idea de que el escu-seco tuviera un asiento y tapa de madera. Así que le pedí a Daniel Juárez, carpintero, que me las hiciera con la madera usada.

asiento y tapa

Si gustan hacerse de unas tapas como estas, pueden comunicarse con Bruno Álvarez, coordinador del taller de carpintería, en el teléfono 55 6089 9556.

Paso 4

Hacer hoyos con taladro en la parte alta de la cubeta (para circulación de aire) y cubrirlos con malla, para que no entren moscas.

Yo usé una tira de tul con hoyos cerrados para cubrir los agujeros hechos con el taladro. Puedes cubrirlos con cualquier cosa que tengas convenientemente en casa (se me ocurren: pedazo de mosquitero roto, manta de cielo, un trapo viejo), y pegarlos con pegamento. Lo importante es que la malla que uses sea lo suficientemente cerrada para frenar el acceso de moscas y mosquitas, y que queden bien cubiertos los agujeros del taladro.

Paso 5

Visitar la maderería y comprar una bolsa de aserrín (sin tratamientos de madera) y la pollería por una cubeta de ceniza. NB Si la ceniza viene gruesa, conviene colarla y usar la más fina.

En un recipiente que dejarás en el baño mezcla ambas para que el usuario del baño solo tenga que echar de una cosa.

IMG_0945

Técnicamente, se puede usar cualquier material secante para este propósito, como por ejemplo:

  • tierra seca bien cernida
  • hojas secas
  • solo aserrín
  • cal

Pero la ceniza y el aserrín son una buena combinación porque además de secar la materia, también contribuyen a la producción de un abono balanceado.

Paso 6

Ya estás: ¡a usar el escu-seco!

listo para usarse

  • Te sientas y haces lo que tengas que hacer
  • Echas adentro tu papel de baño (de preferencia sin fragancia!!)
  • Echas encima una medida (como un bote de crema de 400g) del aserrín y ceniza que dejaste al lado del escu-seco. Asegúrate de cubrir todo y absorber los líquidos (este es el secreto de que no huela).
  • Cierra la tapa

La tapa debe quedar siempre cerrada cuando no está en uso el escu-seco.

Paso 7 – Cuando ya está llena la cubeta

Cuando ya está llena la cubeta (o 3/4 llena, porque será pesada si se llena demasiado) tienes que retirarla de la base y ponerle la tapa. Pones una cubeta vacía (con sus hoyos cubiertos con malla, ver paso 4) en la base.

Compostaje: hay algunas variaciones en el proceso de compostaje, pero básicamente la idea es estacionar el contenido de la cubeta unos 12 meses para que ya no contenga patógenos y se pueda usar como abono orgánico para mejorar la tierra.

Lo ideal, si tienes espacio, es disponer de un espacio de “popostero” donde se lleva a cabo este proceso de composta, como este en Huerto Tsunu’un, Morelos:

poposteros Tsunuun
Aquí hay 3 poposteros, dentro de las cercas de madera. La fotografía aun no capta olores, pero yo les puedo asegurar que no olían a caca para nada.

Estos son buenos porque el cúmulo de desechos hace que las bacterias que descomponen la materia (nuestras aliadas) puedan trabajar muy bien y subir la temperatura de la combinación de caca, pipí, aserrín y ceniza (o tierra y hoja seca) a temperaturas en las que no pueden sobrevivir las bacterias nocivas.

Sin embargo, en mi context urbano, no cuento con el espacio necesario para hacer un popostero de este tipo. Así que yo voy a estacionar mis cubetas discretamente en mi terraza o azotea. Aun no lo tengo, pero estoy pensando hacer un techito para protegerlas del sol directo. Como tengo lombricomposta, voy a agregar unas lombrices a la mezcla, pero si no las tienes, no importa. El tiempo es suficiente para lograr el proceso. Por lo que es importante etiquetar las cubetas para saber cuanto tiempo llevan “procesando”.


Si te animas a poner un escuseco en la Ciudad de México, nos harás muy feliz y nos gustaría publicar una foto, para mostrar lo viable que es usarlos en la cotidianidad.


Otras imágenes de escu-secos de cubeta en uso en las ciudades y las casas:

IMG_9892
Escu-seco en Huerto Tlatelolco, CDMX
escu seco de mama de Isabelle 2
Escu seco de una amiga, en su casa en un pueblito en Bélgica

2 comentarios sobre “Cómo instalé un escu-seco en mi casa

Agrega el tuyo

  1. Hola, estoy muy interesado en el baño seco, pero la verdad tengo muchas dudas, tu post me quito algunas pero aun quisiera alguna sugerencia. Te explico. Igual que tu vivo en la ciudad pero yo vivo en departamento y la verdad no cuento con espacio suficiente para mantener las cubetas cuando se llenan. Que es lo que podría hacer en esos casos.

    Me gusta

    1. Es una muy buena pregunta y un tema que definitivamente hay que resolver. Yo sueño con un momento futuro en el que hay un servicio dedicado a recoger millones de cubetas de cada barrio y llevarlas a un lugar donde se estacionen para hacer un mega abono para fertilizar parques, camellones y huertos frutales. Pero mientras tanto, algunas ideas:
      Yo también vivo en departamento y voy a subir las cubetas llenas a mi jaula de tendido en la azotea.
      En tu caso ¿no tienes un balcón, o jaula de tendido, o esquina de azotea o acceso al cubo de luz donde puedas disimular unas cuantas cubetas? (Cuántas puedan llegar a ser, depende de cuántas personas las están llenando, claro.) Yo no conozco tu edificio, pero piensa en espacios muertos del edificio donde o bien nadie se enteraría que ahí están, o podrías pedir permiso para usar el espacio, a cambio de poner unas super macetas con esa tierra luego. (Ojo, probablemente haya que mezclar con tierra, porque va a estar muy concentrado el abono!)
      Si lo llevas bien, con aserrín y ceniza y siempre cerrado, no va a oler… así que no tendría por qué molestar a nadie si aprovechas un espacio que está en des-uso (como la azotea o el patio del cubo de luz u otro que tu conozcas en la cercanía).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: