Vajilla para fiestas

Nos hemos acostumbrado todos a la comodidad de usar desechables en las fiestas. Hay tanto que organizar antes y nadie quiere recoger y lavar cientos de platos después. “Mejor nomás recogemos todo en una bolsa de basura, barremos y se acabó….” Pero no, porque aunque no veamos la basura no “se acabó”. 

© Raquel Ramírez

Para el que esté en duda sobre la importancia de reducir nuestro uso de plásticos le recomendamos mucho la película Un Oceano de Plástico (A Plastic Ocean), actualmente en Netflix.

(Si ya te sabes los problemas de los desechables normales y biodegradables puedes brincarte los siguientes 2 apartados.)

Sobre los desechables normales

Los cubiertos, platos y contenedores de comida desechables suelen estar hechos de diversos tipos de plásticos. La mayor parte de la huella ambiental de todos estos plásticos de productos desechables se concentra en el proceso de manufactura porque todos son derivados de hidrocarburos. Pero la huella se amplía con el transporte y finalmente por el cúmulo que significan en los rellenos sanitarios. Si se usan muchas veces (como un tuper de uso cotidiano) la contribución de contaminación y gases de efecto invernadero, tendría algún sentido. Pero en realidad, todos los desechables en torno a la comida y las fiestas, suelen usarse una vez y por unos cuantos minutos nomás.

Envases de unicel

Los principales son el unicel (#6) y otros que a veces ni vienen numerados. Cada plástico debería venir identificado con un número dentro del triángulo de flechas que indica reciclable, pero si no tiene número, o no se lleva a la instancia correcta: no se reciclará. Todos estos materiales plásticos son difíciles de reciclar, imposibles si no se separan por tipo de plástico o ni siquiera vienen señalados. 

En la Ciudad de México hay una sola empresa que recicla unicel, pero no se da abasto con la enorme producción diaria de este material, y menos en temporada de fiestas. El camión de la basura no separa el unicel y no se irá a reciclaje.

Así que de plano: evita los desechables en estas fiestas. Viralicemos esta imagen de Desbasurizate:

Picando la imagen los llevará a la imagen en Facebook

Sobre los desechables “biodegradables”

A menos que sean de madera o cartón, los cubiertos y vajilla de plástico que se dicen “biodegradables” y “compostables” son un intento interesante para contribuir menos a la basura, pero la verdad, están lejos de ayudarnos:

  • No son verdaderamente compostables (una bolsa “biodegradable” de almidón de yuca lleva 6 meses en mi lombricomposta y todas las sobras de comida que entraron con ella ya son tierra y ella ahí sigue, perfectamente entera). Igual sí se degradan más rápido que el plástico convencional, pero no en un tiempo viable para una composta casera o de la ciudad. Además no contribuyen nutrientes a la tierra.
  • Desde luego, no se pueden reciclar, porque están diseñados para ser diferentes de los plásticos.
  • Entonces, los desechables “biodegradables” tienen que ir a la basura inorgánica y al degradarse en el relleno sanitario contribuyen a la emisión de metano (con un efecto invernadero 25 veces más potente que el CO2).
  • Más información aquí (en inglés)

La opción sostenible: vajilla y cubiertos re-utilizables

Si estás organizando una gran super fiesta, puedes rentar vajilla y el servicio suele incluir la recogida y lavada de todo.

Para fiestas más caseras, y para que unos pocos no tengan que lavar todo, resulta eficaz solicitar a los invitados que cada uno traiga una bolsita con su plato, vaso y cubiertos (avisales si va a haber sopa!). 

No tiene que ser muy sofisticado o complicado llevar tu propia vajilla

Si es en la oficina, pues muy sencillo, todos tendrán un punto para guardar sus cosas, quizá ya tengan un juego de vajilla para comer ahí.

Es cuestión de avisar desde la primera invitación:

“Esta Navidad vamos a hacer más sostenible nuestra fiesta de oficina/familiar por lo que les solicitamos a cada uno traer su propio vaso, plato y cubierto re-utilizables para no generar basura.

Los organizadores y el planeta te agradecen.”

(No está demás que los organizadores lleven algunos juegos adicionales para los invitados olvidadizos o que no leyeron el mail.)

IDEA: Si te gusta que se vea toda pareja la vajilla de la fiesta y no que cada quien traiga lo suyo, podrías usar la vajilla de la casa y proponer que algunos, en lugar de traer regalos, se ocupen de lavar los platos al final. ¿Cómo se vería en tu familia?

¿Tienes más dudas? Háznoslas llegar en los comentarios abajo o en redes sociales! Platiquemos todos de nuestros problemas para hacer fiestas sostenibles en familia y en el trabajo para ayudarnos a encontrar soluciones que funcionen!
© Raquel Ramírez

Un comentario sobre “Vajilla para fiestas

Agrega el tuyo

  1. No había pensado eso acerca de los desechables biodegradables, para compra de una vez para una fiesta se me hacía buena idea ( después iba a mi compostero) pero no había considerado que no le regresaba nada a la tierra o su tiempo de descomposición.

    Esto me hace replantearme el comprar bolsas biodegradables para desechos de mascotas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: